Zona arqueológica de Malinalco

Zona arqueológica de Malinalco

Inicio » Antiguo México » Zona arqueológica de Malinalco

La Zona arqueológica de Malinalco esta ubicada en el poblado del mismo nombre, sobre el cerro de los Ídolos. La palabra Malinalco proviene del náhuatl malinalli, “hierba retorcida” y “lugar de” .El centro ceremonial se talló en la roca, de modo de obtener superficies planas en los pisos y verticales en las paredes. En una de sus estribaciones se dispusieron varias estructuras que siguen una planta semicircular, lo mismo que sobre la meseta o cima del cerro, aunque éstas no han sido exploradas.

La Casa de las Águilas y los Tigres

El edificio más importante y espectacular es la Casa de las Águilas y los Tigres, la cual tiene un basamento de dos cuerpos escalonados con muros en talud, una escalinata central (2 m de ancho y 13 peldaños) limitada por alfardas que cambian de pendiente y rematan en un dado flanqueado por sendos pedestales con portaestandartes en forma de tigres. Sobre el basamento se levanta un templo o adoratorio, también tallado en la roca, de planta circular y con una entrada que mira al sur, enmarcada por una cabeza de serpiente con colmillos salientes y lengua bífida al nivel del suelo. A los lados de la entrada hay dos pedestales, uno en forma de serpiente, que sostenía a un caballero águila, y el otro en forma de panhuéhuetl (tambor grande), sobre el cual tal vez estuvo la escultura de un caballero tigre. En el interior del templo, adosada al muro circular, corre una banqueta de poca altura, sobre la cual están talladas en piedra la piel de un ocelote o jaguar, al centro, y dos plumajes de águila a los lados, una y otros con las cabezas y garras esculpidas de bulto. Al centro del cuarto, sobre el piso, descansa otra águila con las alas desplegadas. Todas estas esculturas miran hacia la entrada del templo, el cual puede simbolizar al mundo de los muertos (inframundo), donde descansan los guerreros águilas y tigres, pues la serpiente de la entrada representa el acceso al vientre de la Tierra, o sea el Mictlán (véase). De esta estructura se pasa a un aposento rectangular con dos pilastras de piedra que forman tres claros y en cuya pared del fondo corre una banqueta que se interrumpe en la puerta del santuario, de planta circular. En uno de los muros del primer aposento se encontraron restos de una pintura mural, que representa una procesión de guerreros con escudos y lanzas.

Zona arqueológica de Malinalco

Malinalco en el tiempo

En Malinalco se ha encontrado cerámica del Preclásico, teotihuacana, tolteca, matlatzinca y azteca, pero las construcciones corresponden a los dos últimos grupos, principalmente a los mexicas que conquistaron el lugar hacia el año 1476, cuando reinaba Axayácatl. En 1521 Andrés de Tapia ocupó el lugar y se inició la dominación española. Lo pequeño de sus recintos y lo difícil de su acceso, así como lo extraordinario que resulta todo el conjunto tallado en la roca, sugieren que las ruinas de Malinalco correspondieron a un sitio secreto usado sólo para iniciaciones y ceremonias esotéricas de las élites militares, en especial de las sociedades guerreras de tigres y águilas.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
16 votos, 4,75 de 5 estrellas