Museo Nacional de Arte México

Del barroco al neoclásico en el arte y arquitectura

Inicio » Siglo XIX » Del barroco al neoclásico en el arte y arquitectura

El barroco y el neoclásico fueron los últimos estilos artísticos que se expresaron en Nueva España. Ambos términos no se utilizaron sólo en el arte, sino que también se calificaron así a dos tipos de sociedades. Se habla, pues, de una sociedad barroca que inicia hacia 1630 y tiene sus últimos rasgos a mediados del siglo XVIII; y de una sociedad neoclásica o ilustrada, más limitada en su expresión, que fue la propuesta artística impulsada por la Corona hasta los últimos años del virreinato.

Arte Barroco

La intención del arte barroco fue conmover al espectador: el estremecimiento de los sentidos, consideraron sus impulsores, producía efectos espirituales de elevación.

Estilo del arte Barroco

En la arquitectura, el barroco se dedicó a eliminar poco a poco el elemento central de la arquitectura clásica: la columna o pilastra. No se trataba literalmente de quitarla, desaparecerla, sino de encubrirla, vestirla, darle movimiento, modificarla.

Catedral de Zacatecas
Catedral de Zacatecas

Penetración del arte Barroco en Nueva España

La expresión barroca, impulsada activamente por los jesuítas como parte del movimiento contra la Reforma protestante surgida en Europa, penetró profundamente en el mundo indígena y mestizo. La teatralidad y el colorido de las fachadas de las iglesias barrocas fueron quizás un eco de los templos prehispánicos con características similares.
El barroco, por lo tanto, intentó reescribir la historia de los pueblos que habitaban Nueva España antes y durante la Conquista. Con él se buscó fusionar los distintos orígenes —el indio y el español—, en la búsqueda de una identidad propia. Por ello fue un arte especialmente apreciado por criollos e indígenas. Los peninsulares, en cambio, dejaban de ver en estas expresiones algún síntoma de decadencia.

Arte Neoclásico

El neoclásico, en cambio, fue un arte de élites. Su expresión fue la respuesta a lo cargado del barroco. Aquél prefirió las formas clásicas, la sencillez y la sobriedad en sus exteriores. Para los impulsores de este estilo se trataba de un arte que habría de expresar el racionalismo de la Ilustración en los espacios urbanos y, con ello, enfrentarse al exceso del barroco, identificado muchas veces con la superstición.

Estilo del arte Neoclásico

El nuevo estilo promovió mayor sobriedad, claridad, simetría y utilización de materiales más nobles. En este sentido se utilizaron el yeso y las piedras en su color natural, sustituyendo la madera usada en el estilo barroco. Se recurrió a los modelos de la Antigüedad griega y romana, imponiendo un lenguaje solemne, en el que lo griego se convirtió en la norma académica. Por ello fueron recurrentes los temas mitológicos y de la historia contemporánea, representándose las figuras con vestimenta grecorromana, en reposo o con poco movimiento.

Estatua del caballito
Estatua del caballito

Educación del arte Neoclásico

En este contexto se fundó la Real Academia de San Carlos de las Nobles Artes de la Nueva España, inspirada en el modelo de la Real Academia de San Fernando en Madrid. San Carlos fue la primera academia erigida en América. En ella se impartieron las principales ramas artísticas: escultura, arquitectura y pintura.
Aunque el neoclasicismo recibió fuerte impulso por parte del gobierno de los Borbón, la sociedad rural e indígena continuó una serie de cultos y expresividades festivas de la era del barroco.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(No hay votos aún) ¡Sé el primero!