Independencia de México

La consumación de la Independencia

Inicio » Siglo XIX » La consumación de la Independencia

La consumación de la Independencia se da con en un ambiente propicio para obtenerla ya que para 1820 la guerra civil había llegado a un punto muerto que no beneficiaba a ninguna de las partes. Los insurgentes, cuya figura más importante era Vicente Guerrero, no contaban con capacidad para lanzar una ofensiva que pudiera darles la victoria y obtener la Independencia. Por otra parte, los realistas carecían de fuerza militar suficiente para acabar con la insurgencia.
A pesar del regreso al absolutismo, el imperio español no salía de la crisis en que había caído desde finales del siglo XVIII; esta circunstancia impedía reforzar al ejército realista, aunque continuaron llegando contingentes militares.
La restauración liberal, entonces, fue aprovechada por los diversos grupos de Nueva España para actuar y alcanzar sus objetivos.

Regreso al constitucionalismo en España

En 1820, Fernando VII fue obligado a reconocer la Constitución de 1812. Con esta vuelta al constitucionalismo en España, los grupos más privilegiados del virreinato, entre los que se contaban las altas jerarquías del clero y el ejército, vieron con agrado la posibilidad de la independencia. Pensaron, con razón, que la Constitución acabaría con la serie de privilegios que gozaban, y no estaban dispuestos a perderlos. Asimismo, varios grupos de españoles y criollos tenían la convicción de que Nueva España debía tener su propia Constitución, una adecuada a la realidad novohispana. Otros más se declaraban abiertamente partidarios de instaurar un sistema republicano. Sin embargo, en estas circunstancias todos coincidían en que necesitaban una nación independiente por completo.

Constitución de Cádiz
Constitución de Cádiz

Plan para independizar a Nueva España

A finales de 1820, el virrey Juan Ruiz de Apodaca designó a Agustín de Iturbide como encargado de combatir a los insurgentes en el sur. Al tanto de la situación en España sobre el retorno al sistema constitucionalista, Iturbide puso en marcha un plan para independizar a Nueva España. Por su parte, Vicente Guerrero, también enterado de los acontecimientos en Europa, buscaba algunos acercamientos con los realistas para «ser independientes no sólo del yugo, sino aun de los españoles constitucionales».
Iturbide aprovechó los ánimos favorables a la independencia, por lo que después de varias comunicaciones por carta con Guerrero llegó a un acuerdo con el líder insurgente. En febrero de 1821, en el poblado de Iguala, Agustín de Iturbide elaboró el plan que declaraba la independencia total de Nueva España. Para llevarla a cabo se formó el ejército trigarante o de las «tres garantías» —religión, unión e independencia—, al que se sumaron casi todas las guarniciones realistas.

Independencia de México
Independencia de México

Declaración de Independencia de México

El 27 de septiembre de 1821, el ejército trigarante hizo su entrada en la ciudad de México y al día siguiente se firmó la Declaración de Independencia.
El hecho fue visto como el momento final de la larga lucha por la independencia política de un nuevo país, llamado «Imperio Mexicano». España habría de desconocer la emancipación de su antigua colonia, a pesar de que prácticamente todo el ejército y los distintos sectores de la sociedad la apoyaban. Sin embargo, hasta 1836 aquel país no reconoció la Independencia de México.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
11 votos, 4,64 de 5 estrellas