Castas virreinato: mulato

Inmigración española, asiática y africana

Inicio » Virreinato » Inmigración española, asiática y africana

Durante los primeros años de la Colonia, varios grupos de españoles llegaron a vivir a Nueva España. Se les conoció como pobladores, para distinguirlos de los que habían realizado la conquista de México-Tenochtitlan.

Inmigración española

Los pobladores españoles fijaron su lugar de residencia en el centro y en la región del Bajío (entre los actuales Querétaro, Guanajuato y Aguas-calientes), tanto en ciudades como en villas. Se calcula que para finales del siglo XVII en Nueva España había aproximadamente 1400 españoles, muy pocos, si pensamos en lo amplio del territorio. Sin embargo, sus descendientes tuvieron, con el tiempo, importancia para el Virreinato en términos políticos, culturales, económicos y sociales: son los que empezaron a llamarse criollos.
A pesar de que la inmigración española fue muy baja, los inmigrantes desempeñaron las más altas funciones en las áreas administrativas del gobierno virreinal y de la jerarquía eclesiástica. Los españoles también fueron grandes propietarios de tierras y los principales comerciantes y dueños de las más ricas minas novohispanas. Asimismo, llegaron familias con pocos recursos económicos, con la esperanza de mejorar sus condiciones.

Castas en el virreinato: Lobo
Castas en el virreinato: Lobo

Inmigración africana

Otra inmigración, en este caso forzada, fue la de africanos. Éstos llegaron a América comprados como esclavos por autoridades españolas civiles y religiosas, fundamentalmente para desempeñar labores domésticas, y por propietarios de tierras, que los empleaban en los cultivos de caña, algodón y tabaco.
Los africanos esclavizados trabajaron en regiones ubicadas en los actuales Yucatán, Campeche, Veracruz, Oaxaca y Guerrero. A lo largo del periodo colonial hubo comercio de esclavos, quienes en varias ocasiones lograban obtener su libertad (fuera comprándola o por concesión del «amo») y se incorporaban, aunque con dificultades, al resto de la sociedad novo-hispana.

Inmigración asiática

El descubrimiento de la ruta desde América hasta el Oriente, en Asia, y la colonización de Filipinas a fines del siglo XVI trajeron a Nueva España otra inmigración. Además de las mercancías preciosas de aquella región, diversos grupos de asiáticos arribaron a tierras novohispanas procedentes de China, Malasia e Indonesia en la flota que cruzaba el Pacífico, conocida como la Nao de China.
Con el paso del tiempo, estos asiáticos fueron conocidos en Nueva España como «indios chinos» y compartieron con los indígenas sus leyes y el pago del tributo.
Sin embargo, la inmigración asiática a Nueva España cesó en 1608 por la prohibición expresa de la Corona española.

Entre los siglos XVI y XIX, el comercio de esclavos africanos se justificó porque la cultura dominante afirmaba que las personas de ese continente eran inferiores. Si bien esa idea es falsa, en nuestra actual sociedad todavía existen formas de esclavitud.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
64 votos, 4,53 de 5 estrellas